1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://leyendas.about.com/od/mexico/a/El-Palacio-Negro.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Comenta en el foro

El Palacio Negro

Cárcel, archivo y reservorio de fantasmas.

Por

El Palacio Negro

El Palacio Negro

Foto: Penmexico

El antiguo Palacio Lecumberri, ahora Archivo General de la Nación Mexicana, antes conocido como el Palacio Negro, fue en sus inicios una cárcel, de 1900 a 1976, en la que se registraron episodios violentos y crueles, como en todas las construcciones de este tipo. Al parecer, han quedado varios elementos que la ligan a ese pasado poco edificante, cerrado finalmente debido a la sobrepoblación carcelaria, la promiscuidad, la corrupción y la dejadez burocrática. Sin embargo, tan inapropiado resultó este lugar para su nuevo cometido de archivo en razón de problemas edilicios y arquitectónicos que está en proceso su conversión en un museo. En sus tiempos como prisión, sólo dos personas escaparon con vida: una de ellas fue el famoso Pancho Villa; la otra, Dwight Worker, un estadounidense acusado de traficar cocaína. El Palacio Negro, su nombre más popular, posee su buena porción de leyendas y fantasmas, de las cuales conocemos largamente tres.

El fantasma del archivista:

Algunos trabajadores que se han quedado tarde en la noche dicen haber visto una luminosa sombra, correspondiente a un hombre cansado y entrado en años con gruesos archivos en la mano, deambulando por pasillos y corredores. Hay quienes han intentado contactarlo para saber sus intenciones, pero simplemente se aleja y se va, desapareciendo poco después. Es curioso su comportamiento, ya que lejos de querer llamar la atención, como la mayoría de los fantasmas, prefiere la reserva. Es de pensar que se trata de un antiguo empleado que vivió los años de transición de este lugar de prisión a archivo. Nada más ha podido saberse ni persona alguna ha logrado contactarlo.

El falso médico:

Esta aparición ha dado lugar a grandes especulaciones en torno al mundo de los fantasmas. Tarde en la noche, un empleado recibe la visita de un hombre de apariencia normal, ataviado con un guardapolvo que corresponde a su profesión, quien pregunta por una sección del edificio que nadie parece conocer. Afirma ser un médico de la institución y estar respondiendo al llamado de un empleado que siente una indisposición. Los empleados no atinan a responderle, llaman por teléfono al centro de control y se les responde que no hay nadie con esas características, que no se han reportado empleados enfermos y que la sección a la que hace referencia el médico ya no existe. Cuando vana comunicárselo, pensando que se han topado con un loco, el hombre ha desaparecido. Las más extensivas búsquedas no han logrado dar con él. No se aparece dos veces a la misma persona y su copia fiel de un ser humano vivo es tan perfecta que nadie osa tomarlo por fantasma cuando es abordado por él. A la fecha continúa el misterio.

El prisionero ahorcado:

Horrorosa aparición que deja a quienes la ven temblando de miedo, el prisionero ahorcado era un interno que había sido condenado a una larga pena de prisión por un horrendo crimen que, según él, no había cometido. Antes que padecer el oprobio de la prisión, prefirió el suicidio en un descuido de los guardias, y se ahorcó en su propia celda con unas sábanas. Su imagen se aparece de improviso en días fijos (seguramente relacionados con su condena), pendiendo de una cuerda hecha con ropa de cama, en el lugar en el que con toda seguridad antes se encontraba su celda.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.